JUEGOS POPULARES

 

      La fiesta y el juego son componentes fundamentales de la existencia humana. Estos cuando se desarrollan en el pueblo y en el campo reúnen una serie de particularidades que se singularizan aún más en cada zona y en cada pueblo.

 

      Las fiestas y los juegos se despliegan ligados a dos calendarios:

            - El religioso: enraizado en ancestrales y modernos ritos pagano cristianos con predominio de estos últimos.

            - El profano basado en ritos originados en el curso de la naturaleza y en el acontecer de la historia.

 


Los bolos
 

Se jugaba con 9 bolos largos y uno mas pequeño (minga).  El juego se realiza al aire libre, poniendo los bolos a una debida distancia, nueve de ellos en filas de a tres, y un último bolo, el más pequeño, "la minga” , colocado al final. Los bolos que se derriban suponen un punto, y la minga cinco puntos.


 La Tuta - Tanguilla - Tangano - Uta - Tarusa - Tanga
 

La Tanguilla es un cilindro metálico que se estrecha en su zona media. De bases planas, se posa en tierra en vertical y en medio de un círculo. Sobre ella se coloca la chapa. El jugador tira un disco metálico llamado “chocón” con objeto de derribar la tanguilla. Si la chapa y el chocón quedan a la misma distancia que la tanguilla se consiguen dos puntos, si el chocón queda a menos distancia de la tanguilla que la chapa, se consigue una cama, que suponen tres puntos.


Las tabas
 

Se usaba el hueso "astralago" de los corderos. Cada una de las 4 caras del hueso tienen un nombre: llanas, hoyos, picos y fondos. (en cada zona se les da un nombre diferente). Las variantes del juego son muchas, pero la forma mas usada consiste en tirar de 6 a 8 tabas con una mano. Una vez que han caido el jugador que las ha tirado escoge una forma, por ejemplo llanas, y con otra mano tira una bola al aire de forma que tenía que recoger cuantas más tabas pudiese de la forma escogida


El aro
 

Era un juego muy sencillo, lo único que había que hacer era llevar el aro con el hierro largo por la calle.


La Calva, Morrillo o Chana

La calva: es un cuerpo de madera de una sola pieza de forma angular, con una abertura comprendida entre 130 y 140 grados. La parte que se apoya en el suelo, se le llama zapata y tiene una longitud entre 25-30 cm. Y la parte superior, llamada alzada tiene una longitud entre 7 y 8 cm.

El marro: es la pieza que hay que lanzar hacia la calva. Puede ser de piedra o de hierro, cilíndrica u ovalada, de una longitud de 25 cm. Y un diámetro de 5 cm. Su peso mínimo es de 1.5 k.

Un equipo se compone de tres jugadores y un suplente. La tirada, es el lanzamiento del marro a la calva, siendo 90 las tiradas por equipo (30 por jugador). Para que la tirada puntúe. El marro deberá pegar directamente en la calva, sin que previamente lo haya hecho con el suelo.

 


La trompa o peonza


Sacar las monedas del corro.- Para llevar a cabo este juego se hace un círculo cuyo diámetro es la medida del cordón (ramal) utilizado para hacer bailar la peonza. Cada jugador deposita una moneda en el centro del círculo. Para saber quién es el primero, se hace un círculo pequeño, se lanza la peonza a bailar y el jugador, que con el eje (rajón) de la peonza se acerque más al centro del círculo y su peonza baile, tira el primero y así sucesivamente. Si, un jugado, al lanzar la peonza, ésta no baila, se queda el último y, si hay más de uno, desempatan con la misma fórmula. Establecido el orden de tirada, el juego consiste en sacar las monedas del círculo con la peonza, siempre bailando. El primer jugador lanza la peonza sobre las monedas, si la peonza baila, la coge en la palma de la mano, entre el dedo índice y el corazón, y procura dar con el eje de la peonza en la moneda, hasta sacarla del círculo. Cuando la peonza está dando las últimas vueltas, se puede dar de "machete" con la panza de la peonza en la moneda y sacarla. Todas las monedas que el jugador saque, bien sea de golpe directo al lanzar la peonza (si baila), bien impulsándolas con la peonza, son para él. No vale sacarlas con el cordón al lanzar, ni con los dedos al dar el machete. La monedas que no han salido del círculo permanecen donde las deja el jugador cuya peonza ha terminado de bailar. Una vez sacadas todas las monedas, se vuelve a poner monedas y sigue la jugada.
 


" Cinco dedos"   "Chorro, morro, pico, tallo, y qué..."


Se elegía a uno que llamaban "madre", que solía ser un chico serio. Después se formaban dos equipos Uno que hacía de "burro" y otro que saltaba sobre él. La "madre" se colocaba de espaldas en una pared y el primer ,.burro.,, doblándose, colocaba su cabeza sobre la cintura de la ",madre". Los ",burros" siguientes escondían su cabeza entre las piernas del anterior. Hecho el "burro", los saltadores tomaban carrerilla y saltaban sobre él, cuanto más cerca de la ",madre" mejor. Cuando todos habían saltado, el "burro" se tambaleaba, pero tenía que resistir, pues si se quebraba perdía y se repetía el salto. Pero si alguno de los saltadores se desequilibraba y caía al suelo, el equipo de los saltadores se convertía en ..burro.". Enseguida el capitán de los saltadores, mostrando su mano a la ·"madre",, daba las voces rituales, resaltando uno de sus cinco dedos: .,¿Chorro, morro, pico, tallo o qué?,". Si el ,"burro", capitán acertaba, ganaba; si no, se repetía el lance.
 


Canicas


Solían ser de barro o de cristal. Antiguamente se consumía una gaseosa cuya botella se cerraba con una bola de cristal que los chicos guardaban como un tesoro. A las canicas se jugaba en cuclillas a ras del suelo, y la bolita se arrojaba impulsada con los dedos de la mano, abierta o cerrada, con el pulgar y también con el índice o corazón
. En el juego de "matar" un jugador dejaba una canica en el suelo y el contrario lanzaba la suya a  tocarla y en este caso pasaba a ser suya. La variante llamada "el guá", era un hoyico practicado en el suelo hacia el cual se empujaba a golpes de la canica propia la del adversario. Si caía en el "guá", el dueño perdía la propiedad de la canica. Si se lanzaba la canica y no tocaba a la del otro jugador se perdía el turno de lanzamiento.
 


El Burro
 

A LA UNA SALTABA LA MULA: Admitía varias denominaciones y variantes, así como letrillas distintas ("pídola", "burro", "toribio", etc.). Uno de los jugadores se convertía en "burro", el cual se colocaba agachado en campo abierto con las rodillas firmes y sujetas con las manos, pues si se caía durante el ejercicio continuaba de "burro",. Los compañeros saltaban sobre él apoyando sus manos en las espaldas del "burro", y con las piernas bien abiertas, pues si rozaban al agachado, se convertían en burros. Al tiempo de saltar se decía un versito y se castigaba al "burro" de diversas maneras.